martes, 2 de febrero de 2010

BAILANDO CON EL DIABLO










Autor-----------Sherrilyn Kenyon
Titulo-----------Bailando con el diablo
Género---------Contemporánea---Paranormal
Editorial--------Cisne, serie 3º de los Cazadores Oscuros
Protagonistas---Zarek y Astrid



Argumento

Zarek, es un cazador oscuro odiado por todos, ha traspasado los límites que le habían impuesto, y por esto lo han condenado a morir y convertirse en una sombra.
Acheron es el líder de los cazadores oscuros y no puede permitir esto, Zarek lleva viviendo novecientos años exiliado en Alaska, y mientras él pueda no va a permitir que la diosa Artemisa se salga con la suya y lo elimine.
Por lo que Acheron hace un trato con la diosa, para esto, Zarek va a ser juzgado por una ninfa de la justicia y deja a Zarek en manos de Astrid.
Astrid, está harta de los engaños a los que ha sido sometida durante sus juicios, por lo que privada de la vista como siempre le ocurre cuando tiene que juzgar a alguien, intenta ver en Zarek algo que lo redima de lo contrario lo condenara a muerte.
Lo que no se esperaba era que este gruñón, maleducado, y que odia a todo el mundo, sea en verdad un ser que se odia más que nada a si mismo.
Zarek no puede creer que una joven como Astrid, lo toque, lo cuide y que le hable con tanto cariño, se siente en el cielo, pero teme volver al infierno, que es lo que conoce como humano y como cazador.
¿Podrá un cazador oscuro y una ninfa de la justicia saltarse todo lo que está prohibido, para amarse, y dar la vida el uno por el otro si hiciese falta?


Opinión personal

La verdad que Zarek es uno de los personajes que más me llamaban la atención, aunque hay tantos, porque esta serie es como una cadena cuanto más conoces un poco de un personaje, más te enganchas en sus redes.
Zarek, en todo momento, en los libros anteriores se muestra como un ser odioso, que no le importa nada ni nadie, pero después a poco te muestra un ser que sufre, que es tierno y protector con aquellos que él ve más débiles que el. Es una contradicción que nos encatusa y nos hace ver su verdadero corazón.
Me encanta la parte en que cuando regresa a Alaska a su casa, y va a encender la estufa se encuentra a una mama con sus cachorros, y por no molestarla decide pasar más frio del que tiene, es un corazón de primera, un ser bondadoso hasta la medula, aunque le hayan enseñado a base de golpes a presentar una cara al exterior de indiferencia.
Si tuviera que buscarle una pareja perfecta para este personaje seria la que le puso la autora, Astrid, la ninfa de la justicia, la que está a punto de dejar de sentir, y que junto a Zarek saca el valor de volver a tener todos estos sentimientos, la dulzura, bondad, alegría, todo lo que le hace falta al personaje de esta historia.
Es un libro por lo que podréis comprobar al leer mis palabras anteriores, extraordinario y único, ya que esta contado de diferente forma, está más centrado en Zarek y su pasado y no tanto en el presente como en otras historias, si, existen más cazadores oscuros, escuderos y daimons, pero todos estos odian a Zarek, por lo que es diferente, no existe la camarería de los otros libros.
Mi puntuación para este libro es un 9.50

3 comentarios:

  1. Justamente hoy, iba una chica leyendo esta novela en el metro, pero me dolió en el alma ver el estado lamentable en que se encontraba dicho libro, con lo que yo los mimo, en fin.

    ¿Te puedes creer que no me he leído nada de los Dark Hunter? Soy un bicho raro, lo sé, pero es que hay tantos que me da pereza ponerme con ello, aunque sé que un día lo haré, porque lo contrario sería un sacrilegio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Este es uno de los mejores de la serie, me encanta!!

    ResponderEliminar
  3. Ade, eso es un sacrilegio, tienes que ponerte a leerlos, ya veras como te enganchan.
    Ana, es verdad que es bueno, pero a mi me gustan por ahora todos.XDXD...
    besos.

    ResponderEliminar

Bienvenidos a mi blog, solo os pido educación y buenas maneras en los comentarios, acordaos que para gustos hay colores.
Gracias por leerme.
Prometo devolver la Visita.
Alea Jacta Est